La humedad residual o humedad de construcción es la humedad aún presente en los trabajos de construcción debido a la evaporación incompleta del agua presente en muchos materiales de construcción (morteros, revocos, recubrimientos, etc.) utilizados para su construcción o para la renovación. Puede tener una incidencia diferente dependiendo de la edad del edificio.

La humedad en el edificio se manifiesta sobre todo si no se respetan los tiempos correctos de ventilación de las habitaciones, previstos por las normas de construcción e higiene vigentes durante los trabajos de construcción. Durante estas intervenciones, los materiales de construcción retienen líquidos durante mucho tiempo, especialmente si los trabajos continúan sin respetar los tiempos de secado del procesamiento anterior.

Si su casa ha sido construida por menos de 12 meses, es muy probable que haya humedad residual.

Los principales fenómenos visibles, para verificar su presencia, son el moho en las paredes y la alta humedad en el aire interior, a menudo acompañado de un olor molesto.

Basado en estadísticas documentadas basadas en el análisis de cientos de casas nuevas, realizadas por investigaciones instrumentales apropiadas y sofisticadas, se encontró que 80% de ellas tenían humedad residual del edificio.

En las casas renovadas, este porcentaje fue solo del 5% (por lo tanto, en el 95% restante de los casos, los otros tipos diferentes de humedad coexistieron hasta ahora coexisten).

No existe un remedio inmediato para la humedad residual de los trabajos de construcción.

La mejor intervención es esperar la deshumidificación natural de las paredes y otros artefactos.

En condiciones normales, de hecho, la humedad residual desaparece espontáneamente por evaporación sobre la base de los “tiempos de secado” que pueden calcularse, aunque con gran aproximación, sobre la base de los elementos recuperados en la imagen.

El drenaje es una función de un coeficiente (p), característico de cada tipo de mampostería, y del grosor (s) de la mampostería misma (expresado en centímetros).

El tiempo (t), expresado en días, requerido para que una estructura se seque perdiendo su humedad de construcción está en relación con el cuadrado de su espesor:

t = p x s2

Ejemplo: El Castillo Sforzesco en Milán tiene algunas paredes que alcanzan espesores de hasta 3 metros, por lo tanto:

t = p x s2
t = 1,2 x 3002
t = 1,2 x 90.000
t = 108.000 giorni

t = 296 años !!!